Tu poder de decidir

¿Necesitas tomar una decisión y la estás evadiendo? Miedo a equivocarte?  Es normal temer equivocarse, perder la comodidad de lo conocido, el estatus ganado, herir a alguien, etc.  Y si no tuvieras ese temor, ¿qué decidirías?
En momentos de incertidumbre o de tensión por tener poco tiempo para tomar decisiones que influyen en otros, puede surgir la necesidad de buscar orientación.  Hablar con una persona en la que confíes puede ayudarte, al darte nuevas perspectivas de tu situación.  De ahí lo útil que es el Coaching, que es una metodología de acompañamiento en que el cliente puede verse desde otros ángulos y darse cuenta de sus miedos, así como de sus fortalezas y recursos para  tomar las decisiones; y armarse un plan de acción para lograr sus objetivos.

Las ayudas externas son valiosas, siempre y cuando no se fomente la dependencia. Hay quienes se vuelven dependientes de los oráculos y predicciones, de que otros le digan qué hacer; todo lo cual puede alejarlos de su propia intuición y de la importante tarea de asumir las propias decisiones.

Caminos largos y cortos
¿Y si te dicen que no hay equivocaciones? Si tomas el camino A, tendrás lecciones que aprender y frutos que recoger y disfrutar. Pero las lecciones y los disfrutes del camino B, si los necesitas para tu evolución, igual los tendrás que recibir más adelante.

Entonces, no hay caminos equivocados, todos te llevan a tu evolución; sólo que algunos serán más cortos que otros.

Tu personalidad
Según la escuela de psicología Análisis Transaccional, tu personalidad está formada por tres estados: el estado del yo Padre, el estado Adulto y el estado del yo Niño. Tu personalidad es como tu computadora con tres discos duros.
En el disco duro del Padre guardaste todo lo que captaste de tus padres y figuras de autoridad. Actúas desde este contenido cuando se trata de las normas, las prohibiciones, los permisos, los valores, la ética.  “Es el deber ser.”

En el Adulto tienes el raciocinio, la capacidad de analizar y  usar la información del aquí y el ahora; es la parte que maneja “lo que conviene”.

Cuando actúas desde el Niño lo haces como el niño que fuiste, con todas sus emociones: entusiasmo, miedos, rabietas, alegrías. También está aquí la intuición, la pasión, la creatividad.

En la práctica
Piensa en una de las opciones que tengas y no estés seguro; y revisa esa opción con cada uno de tus estados:  Pregúntate qué te diría tu estado del yo Padre ¿es lo que deberías hacer? ¿Qué te dirías a ti mismo desde tu Adulto, ¿es lo que conviene? y ¿qué es lo que realmente quiere tu Niño?

A veces decidirás desde el deber, o desde lo que conviene o según lo que quieres. Si los tres estados están de acuerdo, o hay más de dos que coinciden, se te puede hacer más fácil decidir o mantener la decisión, porque  hay menos conflictos internos.

Esto te ayuda a tomar las decisiones con mayor conciencia.

Sueña con la ilusión del Niño, si tienes su entusiasmo, creatividad y pasión, llegarás lejos, repotenciado. Revisa con tu Adulto si te conviene, si es realista, con qué recursos internos y externos cuentas. Convalida si la ética y valores de tu Padre interno te dan el permiso para alcanzarlo.

Recuerda, eres más que una personalidad. Pide la guía de Dios, desde tu niño interno, desde el corazón, con su inocencia y humildad para aceptar la guía.

Relájate, siente el cuerpo, siente qué te dice. Confía en ti, en la vida, en Dios. Confía en que irás sobre la palma de Su mano.

Pidamos a nuestros ángeles que nos presten sus alas, y que Dios se haga sentir en la brisa que las mueve y que nos hacen volar hacia nuestro mayor bien.
Namasté.

Tu poder de decidir

2 thoughts on “Tu poder de decidir

  • 12 agosto, 2018 at 3:22 pm
    Permalink

    Excelentes temas, para la refeccionar y auto-ayuda en el crecimiento personal y resolución de conflictos.

    Reply
    • 1 octubre, 2018 at 8:14 am
      Permalink

      Gracias Rafael, me alegra que te haya servido el artículo para la toma de decisiones. Un abrazo.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *